» » #24 – Como Extender la Practica Musical las 24hs!

#24 – Como Extender la Practica Musical las 24hs!

posted in: Blog & More | 0

La magia de ser musico implica que sea un trabajo activo de 24hs, 7 días a la semana, 365 días al año y que no hay descanso en lo que respecta al desarrollo que uno realiza como eterno estudiante y buscador de nuevos horizontes. Sin importar el nivel en el que uno se encuentre, esta es una realidad vigente para todos nosotros y a su vez, la gran ironía es la falta de tiempo que uno pueda tener; o como administrar el poco tiempo que se tiene para que de el mayor rendimiento posible.

 

Lo que no debiese faltar a diario es la posibilidad de tocar nuestro instrumento pero… Hay tantas cosas mas por desarrollar que esto ya se convierte en una especie de hazaña a lograr. La forma mas simple de hacerlo es aprovechar todos los tiempos muertos que uno tiene en el día y encontrar la musicalidad y la forma de desarrollarse en el entorno que nos encontremos.

 

Un ejemplo en el tiempo: hace 17 años cuando comenzaba a estudiar armonía y composición, daba clases en otro ciudad de la que vivía y tenia 4 horas de viaje (ida y vuelta), con lo cual libros en mano y una melódica de ayuda, pude desarrollar gran parte de mi vocabulario en ese tópico durante las horas de viaje que tuve en 1 año y medio de ese trabajo.

Otro ejemplo actual: en la ciudad de Buenos Aires uno puede tener la ventaja de practicar, leer, estudiar o escribir este blog post, si a diario viaja en subte o cualquier otro transporte publico.

 

Pero uno llega a preguntarse muchas veces como lograr que todo el entorno sea un campo de juego y practica musical. A continuación me gustaría compartirles algunas de las cosas que hago a diario para expandir mi campo de juego.

  • Siempre llevo lápiz y papel, o en su defecto algún dispositivo para anotar (celular, etc…) por si en algún momento una idea se torna lo suficientemente interesante como para anotarla y a posterior desarrollarla.

 

  • Si tengo que estudiar alguna partitura para algún trabajo (grabación, show, etc…) suelo llevarlas conmigo y hacer el trabajo de visualización de la música y como resolvería los pasajes técnicos, para que al momento de leer en mi instrumento, la situación sea mas amena y fácil de realizar. El siguiente post te puede ayudar en este tópico: #20 – 5 Tips para Leer a Primera Vista.

 

  • En camino hacia algún show, si no he tenido el tiempo suficiente de estudiar el repertorio del mismo, suelo ir escuchando la música que debo tocar y visualizar o cantar memorizando los acordes/ grados. Esto es una especie de ensayo conceptual y realmente me da muy buen resultado.

 

  • En los momentos que estoy estudiando intervalos melódicos, ritmos o cualquier otro tipo de desarrollo auditivo, la calle es el mejor ejercicio. Cualquier bocina de auto, camión, tren, etc… puede convertirse en una nota y de ella cantar intervalos. O de la union de la bocina de dos autos, descubrir que intervalo se forma. A su vez, descubrir y  tocar sobre los ciclos rítmicos que se generan del movimiento de cualquier tipo de transporte publico, es una buena practica rítmica.

 

  • En muchas ocasiones cuando estoy trabajando en alguna idea para una composición, suelo despertarme en la mitad de la noche con la idea resuelta (dormir tiene un gran efecto compositivo) y me gusta tener a mano algo con lo cual poder escribir para que la idea no se esfume.

 

Cuando uno descubre que el instrumento musical es uno mismo y no el instrumento en si, no hay limites para desarrollar el talento que cada uno posee y cualquier situación cotidiana, a cualquier hora y en cualquier momento puede ser expandida para seguir con la practica musical.

Hasta el próximo post!

Paz.

 

Advertencia: El creador de este Blog no se responsabiliza por las caras raras, risas y todo tipo de actitudes fuera de lo común que uno pueda realizar a la hora de hacer ejercicios musicales en la via publica; a si como tampoco de las posibles reacciones graciosas que puedan llegar a tener las personas que nos ven practicar pensando que estamos locos. 🙂